INSTITUCIONAL

Nuestra historia

GENERALIDADES

En Bogotá Capital de Colombia inicia la actividad en la atención del paciente crítico el 8 de abril de 1969, cuando se abre la primera Unidad de Cuidado Intensivo - UCI en el hospital San Juan de Dios con cooperación de la Organización Panamericana de la Salud y la Universidad Nacional de Colombia.

Para los años setenta Bogotá contaba con unidades de cuidado intensivo en los Hospitales Militar, San José, San Ignacio y Seguro Social, además del Hospital San Juan de Dios y Clínica Shaio. En la misma época en otras ciudades Colombianas se abrían unidades de cuidado intensivo, en Barranquilla se estableció en el Hospital Metropolitano, Instituto del Seguro Social y en Medellín la clínica Soma y Hospital San Vicente de Paúl.

Con el aumento creciente de las unidades de cuidado intensivo y de profesionales médicos dedicados a este servicio se creó en 1982 la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo, entidad que estableció directrices y lineamientos del cuidado intensivo en Colombia; muchos de sus miembros anestesiólogos, cardiólogos e internistas realizaban para ese tiempo la atención del paciente en estado crítico de manera altruista y estoica. Los ochenta marcaron un crecimiento en el número de unidades de cuidado intensivo en las ciudades capitales de departamento y provincias colombianas. Muchas de estas unidades estaban manejadas por personal no especializado en medicina crítica y cuidado intensivo, pero con especialidad base en medicina interna, anestesia, cirugía o médicos generales con entrenamiento en cuidado crítico.

En el año de 1996 se crea una asociación científica gremial en Colombia que se denominó Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo – AMCI,  se constituyó como una corporación científica gremial sin ánimo de lucro y de derecho privado, regida por las leyes de la República de Colombia y por sus propios estatutos.

La AMCI está vinculada a Sociedades Científicas de Colombia, es miembro de la Federación Panamericana e Ibérica de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (FPIMCTI) y de la Federación Mundial de Sociedades de Cuidado Intensivo (WFSCCM).

La Asociación realizó un primer estudio de la realidad colombiana con la Universidad Javeriana en donde evaluó el recurso técnico y humano de las unidades de cuidado intensivo. Para esa época, en el año 1997, se contaba con 87 unidades de cuidado intensivo censadas en Colombia.

Todos estos argumentos de la historia y realidad de AMCI fueron fundamentales para establecer una estrategia de capacitar médicos en la especialidad de cuidado intensivo y medicina crítica y de certificar a todos aquellos médicos que habían estado ejerciendo los cuidados intensivos sin ser especialistas por varios años. Es así como desde 1999 la AMCI se pone en la tarea de desarrollar los programas de la Especialidad en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo  de acuerdo a los criterios de calidad exigidos por la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina – ASCOFAME, en este proceso contó con el apoyo de miembros, líderes universitarios, académicos y universidades colombianas.

En el 2004 la AMCI realizó una nueva evaluación de las unidades de cuidado intensivo y en esta ocasión fue con la Academia Nacional de Medicina Colombiana, se evaluaron 109 unidades de cuidado intensivo que además tenían más de nueve camas y dotación básica. Se dividieron entre académicas y no académicas, oficiales o privadas.

Aunque en los últimos años vemos como se ha incrementado la atención especializada en cuidado intensivo, también se observa el aumento de unidades de cuidado intensivo en el 2009, 210 UCI con un promedio de camas de 11 +/5. Siendo aún imposible tener una cobertura especializada en todas las instituciones que cuentan con UCI y menos la cobertura cama-médico especialista en medicina crítica y cuidado intensivo.

La AMCI es una de las sociedades científicas más sólidas en Colombia, su proyección científica y gremial y su posicionamiento en el ámbito nacional e internacional es debido al trabajo dedicado y continúo de sus presidentes con las Juntas Directivas en los diferentes periodos de 1.996 – hasta la actualidad:

 

 

 

  • Luis Horacio Atehortua
    Presidente
  • Agamenón Quintero Villareal
    Vicepresidente
    Actual vice-Presidente FEPIMCTI
  • Juan Carlos Arango
    Tesorero
  • Fernando Montoya Navarrete
    Secretario
  • Jaime Fernández Sarmiento
    Fiscal
  • Guillermo Ortiz
    Presidente
  • Horacio Atehortua
    Vicepresidente
  • Carlos Salas
    Tesorero
  • Fernando Montoya
    Secretario
  • Agamenon Quintero
    Fiscal
  • Rubén Darío Camargo
    Presidente
    Actual Director del Comité de bioética FEPIMCTI
  • Guillermo Ortiz
    Vicepresidente
  • Mauricio Fernández
    Tesorero
  • Jorge Mejía
    Secretario
  • Camilo Pizarro
    Fiscal
  • Marco González
    Presidente
  • Rubén Darío Camargo
    Vicepresidente
  • María Rosalba Pardo
    Tesorero
  • Diego Lalinde
    Secretario
  • Mario Gómez Duque
    Fiscal
  • Carmelo Dueñas
    Presidente
  • Marco González
    Vicepresidente
  • Juan Pablo Velásquez
    Tesorero
  • Rubén Darío Camargo
    Secretario
  • Fabio Martínez
    Fiscal
  • Marcela Granados
    Presidente
  • Carmelo Dueñas
    Vicepresidente
  • Fabio Martínez
    Tesorero
  • Marco González
    Secretario
  • Carlos Salas
    Fiscal
  • Édgar Celis
    Presidente
  • Marcela Granados
    Vicepresidente
  • Fabio Martínez
    Tesorero
  • Rubén Darío Camargo
    Secretario
  • Marco González
    Fiscal
  • Édgar Celis
    Presidente
  • Rubén Darío Camargo
    Vicepresidente
  • Darío Pinilla
    Tesorero
  • Luis Eduardo Cruz
    Secretario
  • Guillermo Quintero
    Fiscal

HISTORIA DE LA MEDICINA CRÍTICA EN COLOMBIA

Por: Donaldo S Arteta A. MD. Internista Intensivista. Profesor Titular II. Facultad de Medicina Universidad Cartagena, Coordinador Servicio de Medicina Crítica Clínica Enrique de la Vega- ISS Bolívar. Cartagena.

Los primeros pasos de la integración de los médicos que laboraban en las primeras unidades de cuidado intensivo del país, como perfeccionamiento y desarrollo de las antiguas salas de reanimación post-anestésica, surge en 1977 con los pasos administrativos y legales de la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo, adelantados entre galenos de la ciudad de Bogotá, en los que sobresale el Dr. Jaime Potes, quien emigró del país sin ver su sueño hecho realidad. 


 

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE MEDICINA CRÍTICA Y CUIDADO INTENSIVO